Autocontrol del TAO

Puesto que los AVKs pueden tardar varios días en adquirir su eficacia, comprobar el INR frecuentemente es preciso al comienzo del tratamiento:

  • Habitualmente a diario durante la hospitalización.
  • Varia de un profesional al otro en el general practitioner setting.
  • Una vez el paciente esté estable, la frecuencia mínima recomendada(20) es de:
    • 4 semanas (pacientes estables).
    • 2 semanas (pacientes menos estables).
    • Semanalmente: el 85% de los pacientes quedan en rango terapéutico cuando la monitorización es semanal, mientras que solo el 50% quedan en rango terapéutico cuando la monitorización es mensual. Heneghan et al. (19).

Por supuesto, controlando más frecuentemente el paciente debe desplazarse a clínica o laboratorio, puede suponer un estrés en su calidad de vida, incluyendo tiempo fuera del trabajo, restricciones y costes de viajes. Para la mayoría de los pacientes, realizar un control dos o cuatro veces al mes no es una opción viable si requiere trasladarse a un laboratorio o clínica. Sin embargo, muchos pacientes pueden ser formados para realizar el control en casa una  vez por semana o dos veces al mes, proporcionando así una mejor calidad de vida en el ámbito médico y personal.
 
Junto a usted, el profesional médico, los pacientes y cuidadores correctamente formados son capaces de llevar a cabo un control fiable e incluso ajustar la medicación en consecuencia. Para estos pacientes, el autocontrol o la autogestión es costo-efectiva y lleva a resultados tan buenos como el INR estándar realizado en clínicas especializadas. (1, 2, 4-7)

Modelo 3: Autocontrol y autogestión del paciente

Expand All | Collapse All
Modelo 3ª: Autocontrol del paciente

Muchos pacientes pueden, tras una correcta formación, controlar ellos mismos el INR en casa o en cualquier lugar. El paciente asume el deber de medir el INR, mientras que las dosis son controladas por el médico. Este modelo, en el que el paciente usa un dispositivo en casa, pero es el médico el que lleva el control de las dosis, es el más común.

  • Dispositivos portátiles pueden medir el INR con tan solo una gota de sangre capilar (16).
  • Los coagulómetros, incluyendo el CoaguChek, son precisos (16) y están aprobados por la FDA para uso en casa.
  • El autocontrol y autogestión del paciente se recomiendan sobre la monitorización ambulatoria del INR para los pacientes tratados con Warfarina que están motivados y demuestran competencia en estrategia de autogestión (17).
  • Entre las ventajas del autocontrol están:
    • Reducción de costes y frecuencia de visitas a la clínica o laboratorio (16).
    • Mejor control anticoagulante (18), mejorando el tiempo en rango terapéutico (17).
    • Mejora de resultados médicos, incluyendo una reducción significativa de eventos tromboembólicos (19).

Para ver cómo se sienten los pacientes sobre el autocontrol, mire la pagina de testimonios

Modelo 3b: autogestión del paciente

Algunos pacientes, después de haber sido entrenados pueden asumir la responsabilidad de autocontrolarse el INR, así como ajustar su dosis de AVK, (dentro de unos límites) en base a sus resultados. En Alemania, por ejemplo, hay más 160,000 pacientes auto-controlándose y ajustando su dosis de fármacos anticoagulantes. Por supuesto, estos pacientes están regularmente en contacto con su médico para cualquier duda o cuestión.

Beneficios clínicos

Estudios demuestran que el autocontrol del INR hace más efectiva la anticoagulación oral:

  • Los resultados del INR y el ajuste de dosis de AVK están disponible en minutos.
  • Mejora significativa en la calidad de la anticoagulación oral, mejor ajuste terapéutico y menor fluctuación del INR. (8)

Aumenta el tiempo en rango terapéutico, correlacionándose con reducción tromboembólica.

Reducción relativa del riesgo en pacientes autocontrolados en comparación con el control habitual.

El autocontrol muestra una reducción significativa de un 19% en mortalidad, sangrados (44%) y complicaciones tromboembólicas (43%) en comparación al control habitual. La autogestión reduce aún más la mortalidad y los eventos tromboembólicos. (2)

  • Reducción en el número y duración de la estancia hospitalaria (11).
  • No hay dependencia de los reactivos específicos del país o fabricantes.
  • Mayor seguridad cuando cambian las condiciones de vida (3).

Coste-beneficios a largo plazo para el sistema sanitario.

Beneficios para el paciente

Hay muchos beneficios en la autogestión y autocontrol del paciente que mejoran significativamente la calidad de vida.

  • Los pacientes ganan independencia, p.e. no necesitan pedir días libres, y viajar es más sencillo (4, 14).
  • El paciente se siente más involucrado en la gestión de su condición, lo que conduce a mejor cumplimiento (15).
  • El muestreo es casi indoloro y se necesita menos sangre en comparación con muestreo venoso: una sola gota de la yema del dedo es suficiente.
Beneficios para el profesional médico
  • No son necesarias flebotomías: el INR es medido con tan solo una gota de sangre capilar, los resultados son analizados y el dosaje necesario es introducido en minutos.
  • Todo en una consulta: no se pierde tiempo entre envío de muestras y espera de resultados. Menos consultas son necesarias y los gastos de gestión se reducen.
  • El paciente siente que está siendo competentemente supervisado, está más satisfecho tras la consulta, llevando a mejor cumplimiento y confianza en la relación médico-paciente.
  • El control del INR se realiza siempre con el mismo dispositivo o con la misma familia de instrumentos. Los resultados no se ven afectados por el uso de diferentes métodos o reactivos (10). El resultado puede ser comparado directamente con otros previos. Los cambios son visible inmediatamente y la terapia puede ser ajustada con efecto inmediato.

    Point of Care-Testing – La confianza es la clave para el éxito de la terapia

    CoaguChek ® XS es un sistema pequeño y ligero diseñado especialmente para pacientes autocontrolados y autogestionados. Puesto que el módulo de medición es el mismo que CoaguChek ® XS Pro, si usted usa CoaguChek en su centro, puede estar seguro que las mediciones de su paciente se correlaciona correctamente con los controles llevados a cabo.

References

1. Lind SE, Pearce LA, Feinberg WM, Bovill EG. Clinically significant differences in the International Normalized Ratio measured with reagents of different sensitivities. SPAF Investigators. Stroke Prevention in Atrial Fibrillation. Blood Coagul Fibrinolysis 1999; 10:215-227.
2. Heneghan C, Alonso-Coello P, Garcia-Alamino JM, Perera R, Meats E, Glasziou P. Self-monitoring of oral anticoagulation: a systematic review and meta-analysis. Lancet 2006; 367:404-411.
3. 
Ansell J, Jacobson A, Levy J, Voller H, Hasenkam JM. Guidelines for implementation of patient self-testing and patient self-management of oral anticoagulation. International consensus guidelines prepared by International Self-Monitoring Association for Oral Anticoagulation. Int J Cardiol 2005; 99:37-45.
4. 
Cromheecke ME, Levi M, Colly LP, et al. Oral anticoagulation self-management and management by a specialist anticoagulation clinic: a randomised cross-over comparison. Lancet 2000; 356:97-102.
5. 
Voller H, Glatz J, Taborski U, Bernardo A, Dovifat C, Heidinger K. Self-management of oral anticoagulation in nonvalvular atrial fibrillation (SMAAF study). Z Kardiol 2005; 94:182-186.
6. 
Sawicki PT, Glaser B, Kleespies C, et al. Self-management of oral anticoagulation: long-term results. J Intern Med 2003; 254:515-516.
7. 
Garcia-Alamino JM, Ward AM, Alonso-Coello P, et al. Self-monitoring and self-management of oral anticoagulation. Cochrane Database Syst Rev; 4:CD003839.
8. 
Koertke H, Minami K, Boethig D, et al. INR self-management permits lower anticoagulation levels after mechanical heart valve replacement. Circulation 2003; 108 Suppl 1:II75-78.
9. 
Menendez-Jandula B, Souto JC, Oliver A, et al. Comparing self-management of oral anticoagulant therapy with clinic management: a randomized trial. Ann Intern Med 2005; 142:1-10.
10. 
Chiquette E, Amato MG, Bussey HI. Comparison of an anticoagulation clinic with usual medical care: anticoagulation control, patient outcomes, and health care costs. Arch Intern Med 1998; 158:1641-1647.
11. 
Koertke H, Minami K, Bairaktaris A, Wagner O, Koerfer R. INR self-management following mechanical heart valve replacement. J Thromb Thrombolysis 2000; 9 Suppl 1:S41-45.
12. 
Anderson DR, Harrison L, Hirsh J. Evaluation of a portable prothrombin time monitor for home use by patients who require long-term oral anticoagulant therapy. Arch Intern Med 1993; 153:1441-1447.
13. 
Taborski U, Wittstamm FJ, Bernardo A. Cost-effectiveness of self-managed anticoagulant therapy in Germany. Semin Thromb Hemost 1999; 25:103-107.
14. 
Sawicki PT. A structured teaching and self-management program for patients receiving oral anticoagulation: a randomized controlled trial. Working Group for the Study of Patient Self-Management of Oral Anticoagulation. Jama 1999; 281:145-150.
15. Diehm C. [Self-management of anticoagulation therapy]. MMW Fortschr Med 2005; 147:34-36.
16. 
Bloomfield HE et al (2011) Ann Int Med 154:472-482
17. 
Guyatt et al (2012). Chest 141:7S-47S
18. 
Levi et al (2009). Sem Thromb Hem 35:527-542
19. 
Heneghan et al (2012). Lancet 379:292-293
20. 
Phillips KW, Ansell J. Outpatient management of oral vitamin K antagonist therapy: defining and measuring high-quality management. Expert Rev Cardiovasc Ther 2008; 6:57-70
21. 
33. Woods, K., Douketis, J.D., Schnurr, T., Kinnon, K., Powers, P. et al. (2004). Patient preferences for capillary vs. venous INR determination in an anticoagulation clinic: a randomized controlled trial. Thromb Res 114(3), 161-165.